Tomar clases con Lore es lo mejor que me pasó en los últimos 25 años — y eso que tengo 18. Las clases en La Voz Cantada te trasladan a un lugar en el que no importa si cantás para la mierda porque ese lugar es de seguridad y celebración del ser.