Antes de conocer La Voz Cantada mi vida era un sinsabor tremendo en el que pasaba los días caminando Viamonte buscando un unicornio azul. ¡Te maldigo Rodriguez! ¡Te maldigo al infierno! Lorena me mostró el camino y ahora me conformo con un perro color ceniza. ¡Genia!